Libro del mes

Seguidores

Colaboramos con:

Penguin

vyr
domingo, 29 de mayo de 2016

Reseña~ La Abadía de Northanger.


"No obstante, cuando una joven nace para ser la heroína de una historia de amor no puede oponerse a su destino la perversidad acumulada de unas cuantas familias."






Libro: 1/1

Paginas: 252

Editorial: DeBolsillo

Gracias a la editorial por el ejemplar para esta reseña :3


Sinopsis:


Publicada originalmente en 1818, La abadía de Northanger narra la historia de Catherine Morland, una joven ingenua y aficionada a la lectura de novelas góticas. 
Invitada por los Tilney - que erróneamente la consideran una rica heredera- a pasar una temporada en su cada de campo, se dedicara a investigar tortuosos e imaginarios secretos de familia. Pero cuando finalmente todo se aclare y comprenda que la vida no es una novela, la inocente Catherine pondrá los pies en la tierra y encauzará su futuro según dictan las normas morales y sociales. Ésta es quizá la novela más irónica y divertida de Jane Austen, maestra inigualable en la recreación de retablos sociales con hondo perfil humano.



Una heroína poco convencional.


Si bien, todos (o al menos la mayoría) conocemos a la emblemática Elizabeth Bennet, en esta obra, Catherine es por mucho alguien de dista de parecerse a su hermana de papel, es una chica ingenua y bienintencionada, apenas aprendiendo a manejarse entre las esferas sociales en unas vacaciones que pasa en Bath con el matrimonio Allen, donde entablara nuevas amistades y se encontrara con su primer interés amoroso Henry Tilney, todo esto rodeada por un sin fin de relatos precisos de reglas de etiqueta, palabras elocuentes y el recurrente recordatorio de que un comentario puede afectar para bien o mal la reputación de una persona.

Si bien, Austen hace un critica interesante a las novelas y sus tradicionales recetas ganadoras, resultando en una lectura por momentos lenta, dada la cantidad de descripciones detalladas de hasta la cantidad de besos en las mejillas que se dan al saludar, pero entretenida y sobre todo satirizando comportamientos que cuando se analizan con detenimiento, eran propensos a ocurrir aunque ahora parezcan graciosos.

Será tal vez que tengo debilidad por protagonistas vivaces y fuertes, que el candor de Catherine me desesperaba por momentos, pues si no estamos leyendo una novela romántica como tal, las intenciones y pensamientos recurrentes de Catherine giran en torno a ello (típicas costumbres de las jóvenes de su época claro) con demasiada frecuencia. Aunque con su imaginación descontrolada me hizo acompañarla en el bochorno que padeció casi al finalizar el libro, probablemente fue uno de los momentos que más disfrute mientras lo leía.












0 comentarios: