Libro del mes

Seguidores

Colaboramos con:

Penguin

vyr
martes, 2 de septiembre de 2014

"Después del puente", una breve historia de Jem & Tessa -parte 1-

Saludos mis queridos niños alacantescos, me imagino que ya se enteraron de que Cassandra Clare nos hizo el favor de contarnos que paso con Jem y Tessa después del epilogo de Princesa Mecánica y en el lapso entre el final de la batalla en Alacante (no el blog, la ciudad de los nefilims XD) y la boda de quienes-ustedes-saben al final de Ciudad de Fuego Celestial.

Así que antes de que se aventuren a leer lo siguiente, que fue traducido por la pagina !! Por las que amamos la saga Cazadores de Sombras la cual no deben olvidar visitar, les recuerdo que esto contiene MUCHOS spoiler de ambas sagas (TID y TMI). Lean bajo su propio riesgo, sin más, aquí se las dejo, no olviden dejarnos un comentario comentándonos si sufrieron tanto como nosotras leyendolo xD

"Despúes del Puente"
-Jem&Tessa-

“Ahora es el momento de nuestra comodidad y abundancia
Estos son los días por los que hemos estado trabajando
Nada nos puede tocar y nada nos puede hacer daño
Y ya nada va mal“
Keane - Love Is The End

Al final resultó que Tessa poseía un apartamento en Londres. Era el segundo piso de una casa blanca pálida en Kensington, y mientras ella los hizo pasar al interior –su mano sólo temblando ligeramente mientras giraba las llaves– le explicó a Jem que Magnus le había enseñado cómo los brujos podían hacerse camino en la posesión de hogares durante muchos siglos heredándose las propiedades a sí mismos.
"Después de un tiempo sólo me dediqué a escoger nombres tontos para mí," dijo ella, cerrando la puerta detrás de ellos. "Creo que soy dueña de este lugar bajo el seudónimo Bedelia Bacalao.”

Jem se rió, aunque su mente sólo estaba en parte escuchando sus palabras. Estaba mirando alrededor del apartamento –las paredes estaban pintadas en colores brillantes: una sala de estar lila, sofás blancos esparcidos, una cocina verde-aguacate. Cuándo Tessa había comprado el piso, se preguntó, y por qué? Ella había viajado tanto, ¿por qué establecer su hogar en Londres?
La pregunta se quedó en su garganta cuando se volvió y se dio cuenta de que a través de una puerta entreabierta, podía vislumbrar las paredes azules de lo que probablemente era un dormitorio.
Tragó, con la boca de repente seca. La cama de Tessa. En la que ella dormía.
Ella entrecerró los ojos hacia él. "¿Estás bien?"

Ella lo tomó de la muñeca y sintió que su pulso saltó bajo su toque. Hasta que él se había convertido en un Hermano Silencioso, siempre lo tuvo. Se había preguntado durante su tiempo en Idris, después de que el fuego celestial lo había curado, si seguiría siendo así con ellos: si sus sentimientos humanos volverían a él. Había sido capaz de tocarla y estar cerca de ella como un hermano silencioso sin quererla como lo había hecho cuando era un mortal. Todavía la amaba, pero había sido un amor de espíritu, no del cuerpo. Se había preguntado - temía, incluso, que las sensaciones físicas y las respuestas no regresarían de la misma forma. Se había dicho a sí mismo que, aunque la Hermandad Silenciosa hubiera matado la capacidad de sus sentimientos a manifestarse físicamente, no se sentiría decepcionado. Se había dicho a sí mismo que lo esperara.

No debería haberse preocupado.

En el momento en que la había visto en el puente, yendo hacia él a través de la multitud en sus modernos pantalones vaqueros y su bufanda de la Libertad, con el pelo volando detrás de ella, había sentido su respiración atrapada en la garganta.
Y cuando ella había extendido el pendiente de jade que él le había dado, sacándolo de alrededor de cuello y tímidamente ofreciendoselo, su sangre había rugido a la vida en sus venas como un río sin represas.
Y cuando ella había dicho, <Te amo. Siempre lo he hecho, y siempre lo haré> había tomado todo lo que tenía para no besarla en ese momento. Para hacer algo más que besarla
.
Pero si la Hermandad le había enseñado algo, era el control. Él la miró ahora y forzó a su voz a salir con firmeza. "Un poco cansado,” dijo. "Y sediento, a veces olvido que tengo que comer y beber ahora."
Ella dejó caer las llaves en una pequeña mesa auxiliar de palo rosa y se volvió para sonreírle. "Té,” dijo ella, dirigiéndose hacia la cocina verde-aguacate. "No tengo mucha comida aquí, no suelo quedarme mucho tiempo, pero tengo té. Y galletas. Ve a la sala de estar; Estaré ahí.”
Tuvo que sonreír ante eso; incluso aunque el no conocía a nadie que dijera sala de estar, ahora. Quizás ella estaba tan nerviosa como él lo estaba, ¿en ese caso? El sólo podía tener esperanza.

* * *
Tessa maldijo en silencio por cuarta vez mientras se inclinaba para recuperar la caja de terrones de azúcar del piso. Ella ya había encendido la tetera sin agua en ella, había mezclado las bolsas de té, derramado la leche, y ahora esto. Dejó caer un cubo de azúcar en ambas tazas de té y se dijo a sí misma que contara hasta diez, viendo los cubos disolverse.

Sabía que sus manos temblaban. Su corazón se aceleró. James Carstairs estaba en su apartamento. En su sala de estar. Esperando por el té. Parte de su mente le gritaba que era sólo Jem, mientras que la otra parte gritó igual de fuerte que <sólo Jem> era alguien que no había visto en ciento treinta y cinco años.

Él había sido el Hermano Zachariah durante tanto tiempo. Y por supuesto que siempre había sido Jem en el corazón de todo, con el ingenio de Jem y la bondad inagotable. Él nunca había perdido su amor por ella o su amor por Will. Pero los Hermanos Silenciosos -ellos no sentían las cosas como la gente común lo hacían.

Era algo que había pensado, a veces, en los últimos años, muchas décadas después de la muerte de Will. Ella nunca había querido a nadie, nunca nadie más que a Will y Jem, y ambos se habían ido de ella, a pesar de que Jem todavía vivía. Se había preguntado a veces lo que habrían hecho si solamente fuera prohibido para los Hermanos Silenciosos casarse o amar; pero era más que eso: él no podía desearla. Él no tenía esos sentimientos. Se había sentido como Pigmalión, anhelando el tacto de una estatua de mármol. Los Hermanos Silenciosos no tenían deseos físicos por el tacto, más de lo que tenían necesidad de alimento o agua.

Pero ahora...
<A veces olvido que tengo que comer y beber ahora>

Agarró las tazas de té con las manos aún temblorosas y entró en la sala de estar.
Ella misma la había amueblado a través de los años, desde los cojines del sofá al biombo japones pintado con un diseño de amapolas y bambú. Las cortinas que enmarcaban el contorno de la ventana en el otro extremo de la sala estaban medio extendidas, sólo la suficiente luz se derramaba en la sala para rozar los pedazos de oro en el cabello oscuro de Jem y estuvo a punto de dejar caer las tazas de té.

Ellos apenas se habían tocado en el taxi de regreso a Queen’s Gate, sólo manos agarradas firmemente a la parte posterior de la cabina. Él había corrido sus dedos sobre el dorso de los de ella una y otra vez mientras él comenzó a contarle la historia de todo lo que había sucedido desde la última vez que ella visitó Idris, cuando la Guerra Mortal, en la que ella había luchado, había terminado. Cuando Magnus le había señalado a Jace Herondale, y ella había mirado a un chico que tenía la cara hermosa de Will y los ojos de su hijo James.

Pero su cabello había sido como el de su padre, esa maraña de rizos de oro, y recordando lo que había sabido de Stephen Herondale, ella se había alejado sin hablar.

Herondales, alguien le había dicho una vez. Eran todo lo que los Cazadores de Sombras tenían que ofrecer, todo en una sola familia: tanto lo mejor y lo peor.

Puso las tazas de té sobre la mesa de café —un viejo baúl, cubierto de sellos de sus muchos viajes— con un golpe audible. Jem se volvió hacia ella y vio lo que él sostenía en sus manos.

Uno de los libreros contenía una exhibición de armas: cosas que había recogido alrededor del mundo. Una espada Misericorde delgada, una espada kris curva, un cuchillo de trinchera, una espada corta, y docenas de otros. Pero el que Jem había agarrado y estaba mirando era un cuchillo delgado de plata, su mango oscurecido por muchos años de sepultura en la tierra. Ella nunca lo había limpiado, porque la mancha en el cuchillo era la sangre de Will. El cuchillo de Jem, la sangre de Will, enterrado junto a las raíces de un roble, un especie de ritual. Will lo había realizado cuando pensó que había perdido a Jem para siempre. Cuando Tessa se había recuperado después de la muerte de Will y se la ofreció a Jem; se había negado a aceptarlo.

Eso había sido en 1937.

"Guárdala,” dijo él ahora, con la voz entrecortada. "Puede llegar un día."
"Eso es lo que me dijiste." Ella se acercó a él, sus zapatos sonando en el suelo de madera. "Cuando traté de dártela."

Él tragó, pasando sus dedos hacia arriba y abajo del cuchillo. "Él simplemente acababa de morir,” dijo él. Ella no necesitaba preguntarle quién. Sólo había realmente un <Él> cuando estaban los dos hablando. "Tenía miedo. Vi lo que les pasó a los otros Hermanos Silenciosos. Vi cómo se endurecieron con el tiempo, perdiendo a las personas que habían tenido. Como las personas que los amaban y que ellos amaron murieron, se convirtieron en menos humanos. Tenía miedo de que iba a perder mi capacidad de importarme. Saber lo que significaba ese cuchillo para Will y lo que Will significaba para mí.”

Ella colocó la mano en el brazo de él. "Pero no lo olvidaste.”
"No perdí a todos los que amaba." Él la miró, y vio que sus ojos tenían oro en ellos también, preciosas motas brillantes entre el marrón. "Te tenía a ti.”

Ella exhaló; el corazón le latía con tanta fuerza que su pecho dolía. Luego se dio cuenta de que él estaba agarrando la hoja del cuchillo, no sólo la empuñadura. Rápidamente se la quitó de las manos. "Por favor, no,” dijo ella. "No puedo dibujar un iratze."
"Y yo no tengo una estela,” dijo él, mirando mientras dejaba el cuchillo en su estante. "No soy un cazador de sombras ahora." Él miró sus manos; había finas líneas rojas a través de sus manos, pero no habían cortado la piel.

Impulsivamente, Tessa se inclinó y besó sus manos, luego le dobló los dedos, sus manos sobre las suyas. Cuando levantó la vista, las pupilas de él se habían ampliado. Podía oír su respiración.

"Tessa," dijo él. "No."
"¿No, qué?" Ella se apartó de él, sin embargo, por instinto. Tal vez él no quería ser tocado, aunque en el puente, no le había parecido de esa manera...
"Los hermanos me enseñaron control," dijo, su voz tensa. "Tengo todo tipo de control, y los he aprendido a lo largo de décadas y décadas, y estoy usando todos ellos para no empujarte contra la estantería y besarte hasta que ninguno de nosotros puede respirar."
Ella levantó la barbilla. "¿Y qué hay de malo en eso?"
"Cuando era un Hermano Silencioso, no sentía como un hombre ordinario siente,” dijo él. "No el viento en la cara o el sol en mi piel, o el toque de la mano de alguien. Pero ahora siento todo. Siento demasiado. El viento es como un trueno, el sol quema, y tu toque me hace olvidar mi propio nombre.”

Una punzada de calor pasó través de ella, un calor que comenzó bajo en su estómago y se extendió a través de cada parte de su cuerpo. Una especie de calor que no había sentido en tantas décadas. Casi un siglo. Toda su piel se erizó. "Al viento y al sol te acostumbrarás,” dijo ella. "Pero tu toque hace que olvide mi nombre también, y yo no tengo excusas. Sólo que te amo, siempre lo he hecho y siempre lo haré. No te voy a tocar si no lo quieres, Jem. Pero si estamos esperando hasta que la idea de estar juntos no nos sobresalte, podemos estar esperando mucho tiempo.”
El aliento de él se le escapó en un silbido. "Di eso de nuevo."
Intrigada, comenzó: "Si estamos esperando hasta que—"
"No," dijo él. "La anterior parte."
Ella inclinó su rostro hacia él. "Te amo," dijo ella. "Siempre lo he hecho y siempre lo haré."

No supo quién se movió hacia el otro primero, pero él la agarró por la cintura y la besó antes de que pudiera tomar otro aliento. Esto no era como el beso en el puente. Éso había sido una comunicación silenciosa de labios contra labios, el intercambio de una promesa y un consuelo. Había sido dulce y demoledor, una especie de trueno suave.

 
Esto era una tormenta. Jem la estaba besando, fuertemente, y cuando ella abrió sus labios con los de ella y saboreó el interior de su boca, él jadeó y tiró de ella con más fuerza contra él, sus manos se clavaban en sus caderas, apretándola más cerca de él mientras le exploraba los labios y lengua, acariciando, mordiendo, luego besándola para calmar el escozor. En los viejos tiempos, cuando ella lo había besado, había probado azúcar amargo: ahora él sabía a té y —¿pasta de dientes?
Pero por qué no pasta de dientes. Incluso los antiguos cazadores de sombras tenían que lavarse los dientes. Una pequeña risita nerviosa se le escapó y Jem se retiró, luciendo aturdido y deliciosamente desaliñado. Tenía el cabello en todas direcciones porque ella pasó sus manos a través de él.

"Por favor, no me digas que te ríes porque te beso tan mal que es divertido,” dijo él, con una sonrisa torcida. Podía sentir su preocupación real. "Puedo estar un poco fuera de práctica."
"¿Los Hermanos Silenciosos no besaban mucho?", bromeó ella, alisando el frente de su suéter.
"No a menos que hubiera orgías secretas a las que no me invitaban,” dijo Jem. "Siempre me preocupé de que no podría haber sido muy popular."
Ella apretó su mano alrededor de su muñeca. "Ven aquí," dijo. "Siéntate, toma un poco de té. Hay algo que quiero mostrarte.”

Él lo hizo, como ella le había pedido, y se sentó en el sofá de terciopelo, recostándose en los cojines que había cosido ella misma con tela que había comprado en la India y Tailandia. No pudo ocultar una sonrisa —él se miraba sólo un poco mayor que cuando se había convertido en un Hermano Silencioso, como un joven común y corriente en jeans y suéter, pero él se sentó en la forma en que un hombre victoriano lo haría —espalda recta, con los pies apoyados en el suelo.

Él atrapó su mirada y su boca se alzó en las esquinas. "Muy bien," dijo él. "¿Qué tienes que mostrarme?"
En respuesta, ella fue al biombo japonés que se extendía por una esquina de la habitación, y se puso detrás de el. "Es una sorpresa."
Su vestidor estaba allí, escondido del resto de la habitación. No se podía ver a través del biombo, sólo un contorno borroso de formas.

"Háblame," dijo ella, sacándose el suéter por la cabeza. "Dijiste que era una historia de Lightwoods, Fairchilds y Morgenstern. Sé un poco de lo que ocurrió
—Recibí tus mensajes mientras estaba en el Laberinto—. Pero no sé cómo la Guerra Oscura efectúo tu cura". Ella tiró el suéter sobre la parte superior del biombo. "¿Puedes decirme?"

"¿Ahora?,” Él dijo. Lo oyó poner su taza de té en la mesa.
Tessa se quitó los zapatos y bajó la cremallera de sus pantalones vaqueros, el sonido fuerte en la habitación tranquila. "¿Quieres que salga detrás de este biombo, James Carstairs?"
"Por supuesto." Su voz sonaba estrangulada.
"Entonces empieza a hablar."

* * *

Jem habló. Habló de los días oscuros en Idris, del ejército de Sebastian Morgenstern, de los Oscuros, de Jace Herondale y Clary Fairchild, de los chicos Lightwood y su peligroso viaje a Edom.
"He oído hablar de Edom," dijo ella, con voz ahogada. "Se habla de ellos en el Laberinto Espiral, donde siguen las historias de todos los mundos. Un lugar donde fueron destruidos los Nephilim. Un páramo”.
"Sí," dijo Jem, un poco distraído. No podía verla a través del biombo, pero podía ver el contorno de su cuerpo, y eso era algo peor. "Un páramo quemado. Muy… caliente.”

Él había tenido miedo de que los Hermanos Silenciosos hubieran tomado el deseo de él: que miraría a Tessa y sentiría amor platónico, pero no sería capaz de desear, pero ocurrió lo contrario. No podía dejar de desear. Él deseaba, pensó, más de lo que nunca antes en su vida.

Ella claramente se estaba cambiando de ropa. Había mirado hacia abajo a toda prisa cuando ella había empezado a quitarse los pantalones vaqueros, pero no era como si pudiera olvidar la imagen, la silueta de ella, el cabello largo, piernas largas y hermosas —él siempre había amado sus piernas.

Seguramente se había sentido así antes, cuando había sido un chico? Recordó la noche en su habitación cuando ella lo había detenido de destruir su violín, él la había deseado entonces, la deseaba tanto que no había pensado en absoluto cuando habían caído sobre la cama: él podría haber tomado su inocencia entonces, y renunciado a su propia, sin detenerse, sin pensar ni un momento en el futuro. Si no hubieran derribado su caja de yin fen. Si. Eso lo había traído de vuelta, le recordó quién era, y cuando ella se había ido, había roto sus cortinas en tiras con los dedos por pura frustración.

Tal vez fue sólo que el deseo recordado palidecía en comparación con el sentimiento mismo. O tal vez había estado más enfermo entonces, más débil. Había estado muriendo, después de todo, y seguramente su cuerpo no podría haber aguantado esto.

"Un Fairchild y un Herondale," dijo ella. "Ahora, me gusta eso. Los Fairchilds han sido siempre prácticos y la Herondales — Bueno, ya sabes." Ella sonaba indulgente, divertida.."Tal vez ella lo calme. Y no me digas que no necesita asentarse.”
Jem pensó en Jace Herondale. Cómo él era como Will, si alguien le hubiera encendido una cerilla a Will y la hubiera cubierto en oro a fuego vivo. "No estoy seguro de que puedas asentar a un Herondale, y ciertamente no a éste."
"¿Él la amaba? A la chica Fairchild?”
"Nunca he visto a nadie tan enamorado, excepto por..." Su voz se apagó, porque ella había salido de detrás del biombo, y ahora entendía lo que le había tomado tanto tiempo.

Llevaba un vestido de seda faille color orquídea, el tipo de vestido que podría haber llevado en el pasado a una cena cuando habían estado comprometidos. Estaba adornado con líneas de terciopelo blanco, la falda acampanada en lo largo —¿estaba usando crinolina?

Su boca se abrió. No podía evitarlo. Él la había encontrado hermosa a través de todos los cambios de épocas en los siglos: hermosa en la ropa cuidadosamente cortada en los años de la guerra, cuando se estaba racionando la tela. Hermosa en los elegantes vestidos de los años cincuenta y sesenta. Hermosa en faldas cortas y botas cuando el siglo llegaba a su fin.

Pero esto era como las chicas lucían cuando las había notado por primera vez, primero le parecieron fascinantes y no molestas, notó por primera vez la línea agraciada de un cuello o lo pálido del interior de de una muñeca femenina. Ésta era la Tessa que por primera vez lo había cortado hasta la médula con amor y lujuria mezclados: un ángel carnal con un corsé que le daba forma a su cuerpo como un reloj de arena, levantando sus pechos, dándole forma a la llamarada de sus caderas.

El obligó a sus ojos alejarse de su cuerpo. Ella había atado su cabello, pequeños rizos escapando detrás de sus oídos, y su colgante de jade brillaba alrededor de su garganta.

"¿Te gusta?," dijo ella. "Tuve que arreglar mi propio cabello, sin Sophie, y até mis propios cordones..." Su expresión era tímida y más que un poco nerviosa —siempre había sido una contradicción el corazón de ella, ella era una de las más valientes y sin embargo, la persona más tímida que él conocía.

"Lo compré en Sotheby —una real antigüedad, ahora, era demasiado dinero, pero me acordé de cuando yo era una chica habías dicho que las orquídeas eran tu flor favorita y me había propuesto encontrar un vestido del color de una orquídea, pero nunca encontré uno antes de que tú te —fueras. Pero éste es colorante de anilina, espero, nada natural, pero pensé —Pensé que te iba hacer recordar." Ella levantó la barbilla."A nosotros. A lo que yo quería ser para ti, cuando pensé que estaríamos juntos.”
"Tess,” dijo él, con la voz ronca. Él se puso de pie, sin saber cómo había llegado hasta allí. Dio un paso hacia ella, y luego otro. "Cuarenta y nueve mil doscientos setenta y cinco."
Ella supo de inmediato lo que quería decir. Él sabía que lo haría. Ella lo conocía como nadie en vida lo hizo. "¿Estás contando los días?"
"Cuarenta y nueve mil doscientos setenta y cinco días desde la última vez que te besé," él dijo. "Y pensé en ti en todos y cada uno de ellos. No tienes que recordarme a la Tessa que amé. Fuiste mi primer amor y serás el último. Nunca te he olvidado. Nunca dejé de pensar en ti." Estaba lo bastante cerca para ver el pulso latiendo en su garganta. Para alcanzar y levantar un rizo de su cabello. "Nunca."

Tenía los ojos medio cerrados. Ella extendió la mano y le tomó la mano que acariciaba su cabello. Su sangre estaba tronando a través de su cuerpo, con tanta fuerza que le dolía. Ella bajó la mano de él, al corpiño de su vestido. "El anuncio para el vestido decía que no tenía botones," susurró. "Sólo ganchos en la parte delantera. Más fácil de alzar para una persona." Ella bajó la mano derecha, tomó la otra muñeca de él, la levantó. Ahora las dos manos de él estaban en su corpiño. "O de desabrochar." Sus dedos se curvaron sobre los de él, muy deliberadamente, ella desabrochó el primer gancho en su vestido.

Y luego lo siguiente. Ella movió sus manos hacia abajo, sus dedos entrelazados con los suyos, desabrochándolo junto con él hasta que el vestido colgaba abierto sobre su corsé, doblado hacia atrás a cada lado como pétalos de flores.

Ella respiraba con dificultad; él no podía quitar los ojos de donde su pendiente subía y bajaba con sus jadeos. Él no se atrevía a moverse ni un milímetro más hacia ella: él quería, quería demasiado. Quería deshacer su cabello y envolverlo alrededor de sus muñecas como cuerdas de seda. Él quería sus pechos bajo sus manos y sus piernas alrededor de su cintura. Quería cosas para las que no tenía nombre y ninguna experiencia. Sólo sabía que si se movía una pulgada más cerca de ella la barrera de vidrio de control que él había construido en torno a sí mismo se rompería y él no sabía lo que iba a pasar después.

"Tessa," dijo él. "¿Estás segura—?"
Las pestañas de ella revolotearon. Aún tenía los ojos entrecerrados, sus dientes haciendo pequeñas medias lunas en el labio inferior. "Estaba segura antes,” dijo ella "y estoy segura ahora." Y ella apretó las manos de él con firmeza en sus costados, donde su cintura se curvaba, a ambos lados de la llamarada de sus caderas.

Su control se rompió, una explosión silenciosa. Él la atrajo hacia él, se inclinó para besarla salvajemente. La oyó gritar de sorpresa y luego sus labios silenciaron los de ella, y su boca se abrió con impaciencia bajo la suya. Ella tenía las manos en su cabello, agarrando con fuerza; estaba de puntillas para besarlo. Ella mordió su labio inferior, mordisqueó su mandíbula, y él gimió, deslizando sus manos dentro de su vestido, siguiendo con los dedos la parte posterior de su corsé, su piel ardiendo a través de las aberturas en la camisola que podía sentir entre los cordones. Él lanzó sus zapatos, quitándose los calcetines con la punta de los pies, el piso frío contra sus pies desnudos.

Ella dio un grito ahogado y se retorció más cerca, en sus brazos. Él deslizó sus manos fuera de su vestido y se apoderó de sus faldas. Ella hizo un ruido de sorpresa y luego él le estaba sacando el vestido por la cabeza. Ella exclamó, riendo, cuando el vestido salió la mayor parte del camino, pero permaneció abrochado en las muñecas, donde diminutos botones se cerraban en los puños fuertemente. "Cuidado,” bromeó ella, mientras sus dedos frenéticos forzaron a los botones abrirse. Él lanzó el vestido y lo tiró a la esquina. "Es una antigüedad."

"También yo, técnicamente," dijo él, y ella se rió de nuevo, mirando hacia él, su rostro cálido y abierto.

Él había pensado en hacer el amor con ella antes; por supuesto que sí. Había pensado en el sexo cuando era un adolescente, porque eso era lo que pensaban los chicos adolescentes, y cuando él se había enamorado de Tessa, él había pensado en ello con ella. Vagos pensamientos de hacer cosas, aunque no estaba seguro qué —imágenes de brazos y piernas pálidas, la sensación imaginaria de suave piel bajo sus manos.

Pero no se había imaginado esto: que podrían haber risas, que podría ser afectuoso y cálido, así como apasionado. La realidad de ello, de ella, lo aturdió y dejo sin aliento.

Ella se apartó de él y por un momento le entró el pánico. ¿Qué había hecho mal? ¿La había herido, disgustado? Pero no, sus dedos habían ido a la jaula de crinolina en su cintura, tratando de salir de ella. Luego levantó los brazos y los enroscó en su cuello. "Levántame,” dijo. "Levántame, Jem."

Su voz era un ronroneo cálido. Él la tomó de la cintura y la levantó, fuera de sus enaguas, como si estuviera levantando una orquídea, liberándola de su maceta. Cuando él la puso de vuelta, ella llevaba sólo su corsé, calzones y medias. Sus piernas eran tan largas y hermosas como él las había recordado y soñado.

Alargó la mano hacia ella, pero ella atrapó sus manos. Ella seguía sonriendo, pero ahora había una cualidad pícara en la misma. "Oh, no,” dijo ella, haciendo un gesto hacia él, sus pantalones vaqueros y suéter. "Tu turno".

***

Él se congeló, y por un momento, presa del pánico, Tessa se preguntó si ella le había pedido demasiado. Él había estado tanto tiempo desconectado de su cuerpo —una mente en una cáscara de carne que fue ignorado en gran medida a menos que necesitara ser marcado con una runa por algún poder nuevo. Tal vez esto era demasiado para él.

Pero él tomó una respiración profunda, y sus manos se dirigieron al borde de su suéter. Lo sacó por la cabeza y salió con el cabello rizado adorablemente. No llevaba camisa bajo el suéter. Él la miró y se mordió el labio.

Ella se acercó a él, sus ojos y dedos preguntando. Ella lo miró antes de que pusiera sus manos sobre él y le vio asentir, Sí.

Ella tragó. Se había dejado llevar tan lejos, hacia delante, como una hoja en la marea de sus recuerdos. Los recuerdos de James Carstairs, el muchacho con el que había estado comprometida, habían planeado casarse.

Casi habían hecho el amor en el suelo de la sala de música en el Instituto de Londres. Ella había visto su cuerpo, entonces, con el torso desnudo, su piel pálida como el papel y delgadamente estrecha sobre las costillas prominentes. El cuerpo de un chico moribundo, a pesar de que siempre había sido hermoso para ella.

Ahora su piel se extendía sobre sus costillas y pecho, en una capa de músculo liso; su pecho era ancho, estrechándose hacia abajo a una cintura delgada. Ella puso sus manos sobre él tentativamente; él era cálido y duro bajo su toque. Podía sentir las cicatrices tenues de antiguas runas, pálidas contra su piel dorada.

El aliento de él salió entre dientes mientras pasaba sus manos por su pecho y bajaba por los brazos, la curva de sus bíceps cobrando forma bajo sus dedos. Lo recordó luchando con los otros Hermanos en Cadair Idris —y por supuesto él había luchado en la Batalla de la Ciudadela, los Hermanos Silenciosos se mantenían listos para la batalla, aunque rara vez lo hacían. De alguna manera ella nunca había pensado en lo que podría significar para Jem, una vez que ya no estaba muriendo.

Le castañeteaban los dientes un poco; se mordió los labios para mantenerlos en silencio. El deseo estaba corriendo a través de ella, y un poco de miedo, también: ¿Cómo puede estar pasando esto? ¿En realidad estaba pasando?

"Jem,” susurró ella. "Eres..."
“¿Defectuoso?" Él puso su mano en su mejilla, en el que la marca negra de la Hermandad todavía permanecía en el arco de su pómulo. "¿Repulsivo?"
Ella negó con la cabeza. "¿Cuántas veces tengo que decirte que eres hermoso?" Ella pasó la mano por la curva desnuda de su hombro hasta el cuello; temblaba. Eres hermoso, James Carstairs. "¿No has visto que todos te miraban en el puente? Eres mucho más hermoso que yo.” ella murmuró, deslizando sus manos alrededor de él para tocar los músculos de su espalda; se apretaban bajo la presión de sus dedos. "Pero si eres lo suficientemente tonto para quererme, entonces no voy a cuestionar mi buena fortuna."

Él volvió la cabeza hacia un lado y lo vio tragar. "En toda mi vida,” dijo el “Cuando alguien decía la palabra ‘hermosa’, era tu rostro el que miraba. Tú eres mi propia definición de hermosa, Tessa Gray.”

El corazón de ella dio un vuelco. Se incorporó en sus dedos de los pies —ella siempre había sido una chica alta, pero Jem era aún más alto— y puso su boca a un lado de su garganta, besándolo suavemente. Sus brazos fueron alrededor de ella, apretándola contra él, su cuerpo duro y caliente, y ella sintió otra punzada de deseo. Esta vez ella lo mordió, mordió la piel donde el hombro se curvaba en su cuello.

Todo salió en desorden. Jem hizo un sonido bajo en su garganta y de repente estaban en el suelo y ella estaba encima de él, su cuerpo amortiguando su caída.

Ella lo miró con asombro. "¿Qué pasó?"
Él parecía desconcertado también. "Ya no pude permanecer de pie."

Su pecho se llenó de calidez. Había pasado tanto tiempo que casi había olvidado la sensación de besar a alguien con tanta fuerza que sus rodillas se debilitaran. Él se levantó sobre los codos. "Tessa—”

"No pasa nada,” dijo ella con firmeza, ahuecando su rostro entre las manos. "Nada. ¿Entiendes? "
Él entrecerró los ojos hacia ella. "¿Me hiciste tropezar?"

Ella se echó a reír; su corazón aún latía incesantemente, mareada de alegría, alivio y terror, todo al mismo tiempo. Pero ella lo había mirado antes, había visto la forma en que miró su pelo cuando cayeron al suelo, había sentido sus dedos en ella, acariciando tentativamente, cuando él la había besado en el puente. Ella levantó la mano y se quitó los pasadores, lanzándolos a través del cuarto.
Su cabello cayó en cascada, derramándose sobre los hombros, hasta la cintura. Se inclinó hacia delante de modo que rozara su rostro, su pecho desnudo.

"¿Te importa?,” susurró ella.
“Por la forma en que se ha desarrollado," dijo él, contra su boca, "No me importa. Me parece que prefiero estar recostado.”
Ella se rió y pasó la mano por su cuerpo. Él se retorció, arqueándose bajo su toque. "Para una antigüedad,” murmuró ella, "Te venderías a un buen precio en Sotheby. Todas tus partes trabajan completamente en orden.”
Las pupilas de él se dilataron y luego se echó a reír, su cálido aliento como ráfagas en la mejilla. "He olvidado lo que se siente el ser objeto de burlas, creo,” dijo él. "Nadie se burla de Hermanos Silenciosos."
Ella había tomado ventaja de su distracción para librarlo de sus vaqueros. Había poca ropa entre ellos ahora. "Ya no estás en la Hermandad ahora,” dijo ella, acariciando con sus dedos a través del estomago de él, el fino bello que había debajo de su ombligo, su suave pecho desnudo. "Y estaría muy decepcionada si permanecieras en silencio."

Él la alcanzó a ciegas y la atrajo hacia abajo. Las manos de él se enterraron en su cabello. Y se estaban besando de nuevo, las rodillas de ella a cada lado de sus caderas, sus palmas contra su pecho. Sus manos recorrieron su cabello una y otra vez, y cada vez ella podía sentir su cuerpo alzándose hacia ella, sus labios presionando contra los de ella fuertemente. No eran besos salvajes, no ahora: eran decadentes, creciendo en intensidad y fervor cada vez que se separaban y volvían a reunirse.

Él llevó sus manos a los cordones de su corsé y tiró de ellos. Ella se movió para mostrarle que también se abrochaban al frente, pero él ya había alcanzado el agarre en la parte delantera. "Mis disculpas," dijo él, "a la antigüedad", y luego, de una manera que no era como Jem, rasgó el corsé por la parte delantera y lo arrojó aparte. Debajo estaba su camisola, la cual ella sacó sobre su cabeza y la dejó caer a un lado.

Ella respiró hondo. Estaba desnuda delante de él ahora, como nunca lo había estado antes.


D: queda muy largo en una sola entrada así que haré dos. ¿Alguien más tiene calor o solo soy yo? X//D

3 comentarios:

Angela Gonzales dijo...

Oh gracias, gracias, gracias es hermoso solo son 2 partes?

Angela Gonzales dijo...

Oh gracias, gracias, gracias es hermoso solo son 2 partes?

Krizz Dragneel dijo...

Si, solo son dos